fbpx

Un idiota con un plan puede vencer a un genio sin un plan.

Una frase muy celebre de Warren Buffett que ejemplifica la importancia de la planificación estratégica, el rumbo de cualquier empresa, PYME y emprendimiento.

Aquí es donde ingresa el “Plan Integral de Marketing” o cómo nosotros le decimos cariñosamente «PIM».

Entonces… ¿Qué es el marketing?

El marketing es uno de esos términos «mágicos» a los que recurrimos casi constantemente (todos escuchamos alguna vez “es puro marketing”). Sin embargo, la complejidad y amplitud de este concepto suele ser más grande de lo que la mayoría cree.

Marketing es una filosofía empresarial que se ocupa de conseguir el éxito sostenible de una empresa a partir de ocuparse de satisfacer las necesidades actuales y futuras de los clientes, consumidores o usuarios de forma más eficaz que sus competidores.

Por su parte, el marketing integral, refiere tanto al marketing interno como al externo, porque los primeros clientes de la empresa son sus empleados y porque no se puede convencer a un consumidor si primero no convencimos a los humanos con recursos que son parte de la organización.

Un buen Plan Integral de marketing produce programas flexibles y dinámicos, adaptables constantemente a las circunstancias, pero respetando los objetivos y misiones últimas de la empresa.

Ahora bien ¿Para qué necesitarías un PIM en tu empresa?

La forma más fácil de entenderlo es con una metáfora de la vida cotidiana:
Imaginate la casa de tus sueños. Si vas a construirla no creo que con esa idea vayas corriendo simplemente a apilar ladrillitos… y si es así, no va a salir muy firme.

Para que una casa sea sólida y segura para vos y tu familia, seguramente vas a comenzar analizando el terreno, el suelo, materiales a utilizar, clima del lugar, vecinos, si es una zona segura o no… realizas lo que en el PIM llamamos «Análisis de la situación actual».

¿Dónde estamos? Analizando el entorno interno (que tenés y podes, quien sos…) el del cliente (necesidades del mercado, cuan bien las satisfaces…) y el externo ( variables macro, tus competencias, etc.).

Luego de hacer esto vas a evaluar cómo haces para realizar tu sueño de la mejor manera y en el menor tiempo posible: buscas presupuestos, analizas opciones, ves que tenés y que no, y decidís un camino estratégico… a esto le llamamos «Análisis y selección de estrategias».

Después de reunir toda esta información vas con el arquitecto para determinar el plano de la casa, cuántas habitaciones necesitas y un quincho, porque pensás en tus hijos y tus asados futuros. Esta parte se centra en definir los «Objetivos y metas».

¿A dónde queremos llegar? Definición de estrategias, metas y objetivos.


Una vez que tenés el lugar hacia donde querés ir, el objetivo, podes darle inicio a la obra, coordinando con los distintos actores un «Plan de acción».

Mientras la obra se realiza muchas cosas pueden suceder y el panorama puede cambiar de repente, por eso vas a estar muy atento y vas a realizar un «Monitoreo y control» constante hasta ver tu sueño realizarse.

¿Cómo llegamos allí? Desarrollo de plan de acciones y métodos de control.


Como resultado final, tenés la casa de tus sueños. 

Esto mismo podemos hacerlo para tu organización, negocio, proyecto o hasta con vos mismo. Te asistimos para que hagas la empresa que vos soñaste, qué obtengas el objetivo que buscas, que el camino hacia la casa más hermosa, lo hagamos juntos.